Hay fetiches para todo gusto. En algunos placer y dolor son la misma cosa.

Hay fetiches para todo gusto. En algunos placer y dolor son la misma cosa.

(vía directoadomicilio)