La ficción de los japoneses es erótica, y me encanta.

La ficción de los japoneses es erótica, y me encanta.